Jesuita Spadaro confiesa que se hizo cura porque no le gustaban las matemáticas

Luego de asumir públicamente su error por una ecuación básica que no le resultó bien en Twitter, el jesuita Antonio Spadaro (que se promociona como la “mano derecha” del Papa Francisco) admitió que las matemáticas no son lo suyo, y por eso decidió entrar al sacerdocio.

LEE TAMBIÉN: Martin Scorsese prepara nueva película sobre cómo se echó a perder la orden jesuita

El tweet que encendió las redes decía algo así, si es que lo llegamos a entender: “la teología no es matemáticas. 2+2 en teología pueden hacer 5. Porque tiene que ver con Dios y la vida real de las personas”.

En las matemáticas teológicas jesuíticas aparentemente esto tendría algo de sentido.

Pero tras la lluvia de comentarios, eventualmente el padre Spadaro tuvo que admitir la realidad: “sí, yo nunca fui bueno en matemáticas, menos en ecuaciones”.

“Cuando llegó la hora de elegir la profesión, había pensado en astronomía para evangelizar a los extraterrestres, pero para huir de las matemáticas decidí entrar en el seminario”, confesó al diario italiano L’Trampa.

“Ahora soy feliz con mi vocación jesuita”, dice Spadaro, pues en su congregación “no hay más ciencias exactas ni verdades objetivas: todo es relativo”.

“Ahora puedo sumar mal y siempre tendré la razón”.

Martin Scorsese prepara nueva película sobre cómo se echó a perder la orden jesuita

Debido al revuelo que ha generado su película Silence (Silencio), sobre misioneros jesuitas que en vez de aceptar el martirio prefieren renegar de su fe y vivir en el Japón cómodamente jugando Mario Bros, el famoso director de cine Martin Scorsese ha decidido preparar una secuela.

Esta segunda parte, titulada preliminarmente More Silence (Más Silencio), el cineasta planea ahondar en la crisis que vive la Compañía de Jesús desde hace varias décadas.

LEE TAMBIÉN: Insólito: Avistan a jesuita vestido de cura y files comienzan a pedir deseos

“Mientras rodaba Silence me di cuenta que los jesuitas ya no son como antes, ya no emprenden grandes misiones evangelizadoras, ya no hacen proselitismo. De hecho, he podido saber que el proselitismo está prohibido en la actual Compañía de Jesús”, comentó el director con Hechos215.

“Lo que quiero conseguir en esta nueva película, que no está siquiera en pro-producción, eh, pero quiero mostrar cómo se fue echando todo a perder hasta llegar a estos días, en los que los buenos sacerdotes jesuitas son una especie en extinción”.

Jesuitas disfrazados de oveja experimentaron molestias durante la superluna

La superluna, un majestuoso espectáculo que ha maravillado al mundo y que no se verá nuevamente hasta 2034 (si el mundo no se ha acabado ya) no ha caído bien a todo el mundo.

Mientras que en todo el mundo la gente maravillada tomaba fotos de la gigantesca luna, que parecía más cercana de lo que se le ve normalmente (14% más grande y 30% más brillante, para ser exactos), hubo para quienes esto magnificó una molestia que ya es habitual en las noches de luna llena.

LEE TAMBIÉN: Avistan a jesuita vestido de cura y fieles comienzan a pedir deseos

En dos especies en vías de extinción se han registrado efectos nocivos de la luna. En los licántropos y en sus primos hermanos, los jesuitas progres, también conocidos como “jesuitas disfrazados de oveja”.

En las noches de luna llena, ambas especies manifiestan su naturaleza más violenta, y no pueden, como hacen habitualmente, esconder colmillos, hocico, orejas, ojos, garras y, sobre todo y más característico, mal aliento.

La superluna, previsiblemente, tuvo un máximo efecto en estas mutaciones, y no han faltado reportes de algunos publicando artículos rabiosamente en Religión Digital, sin ocultar los colmillos, como es habitual.

“¡Viva el marxismo!”, escribió uno, cuyo apellido rima con “hola”, mientras que otro que se escribe casi como “lacia”, publicó un ensayo titulado “abajo los dogmas”.

Pasada la noche, vueltos a la calma y encajados una vez más en el disfraz de oveja, borraron sus publicaciones y coincidentemente aseguraron que sus cuentas habían sufrido la intromisión de un hacker.

Un espectáculo sorprendente la superluna, ¿verdad?

Periferias antárticas: ¿Pingüino víctima de infidelidad podría obtener nulidad?

Su caso se hizo viral y es discutido en los más diversos foros, desde redes sociales hasta los más serios círculos de estudios teológicos. Entre estos últimos (y también entre los primeros) se encuentra una comunidad teológica de base de jesuitas que se han cuestionado: ¿puede el pingüino víctima de infidelidad, tal como queda retratado en un documental de NatGeo acceder a la nulidad?

El caso es más complejo de lo que pareciera a simple vista. En principio porque, como es de conocimiento público, y según lo aprueban las leyes canónicas, un pingüino se une a una pingüina hasta que la muerte los separe.

LEE TAMBIÉN: 5 claves de la Amoris laetitia para Brad Pitt y Angelina Jolie

Pero el video, analizado como evidencia por el grupo de jesuitas, muestra a una pingüina siendo infiel a su esposo. El esposo, en un comprensible y perdonable ataque de rabia, lucha con el intruso para recuperar el amor de su dama.

Y falla, terrible y sangrientamente.

El caso desató la controversia y los jesuitas, siempre atentos a las periferias, han decidido entrar a tallar.

El avance de sus reflexiones apunta a que, si la nulidad para el pingüino no fuera posible, podría atenerse a la nota al pie 351 de la Amoris Laetitia y así acceder a la Comunión.

INSÓLITO: Avistan a jesuita vestido de cura y fieles comienzan a pedir deseos

¡Nos ha dejado pasmados! En una noticia que aún no podemos creer, un grupo de fieles está seguro de haber participado en un evento sobrenatural más extraño que ver pasar al cometa Halley: aseguran que vieron a un cura jesuita en sotana.

La rareza del suceso ha motivado distintas reacciones. La más común ha sido comenzar a pedir deseos, cual si hubieran visto una estrella fugaz.

Otros, apelando a que es el mes del Tercer Secreto de Fátima, han difundido que podría tratarse de una nueva señal del fin del mundo.

El cura en cuestión habría sido divisado recorriendo las calles de la ciudad con rosario en mano, “como rezando”, dijeron algunos, a quien dudamos en creer. Otros han apuntado a que sucedió algo estadísticamente aún menos probable: “entró a una iglesia, se sentó en un confesionario y se puso a confesar”.

La extrañeza del evento ha llevado a que se solicite una investigación conjunta del FBI y la NASA.

Algunos grupos de curas setenteros han puesto en alerta sus comunidades religiosas, para prevenir que el caso del cura jesuita con sotana –“si es que es realidad”- sea un evento aislado, que no se repita más.