Boletín Parroquial

Los 8 tips del exorcista Fortea para descubrir a un católico masón

El exorcista Fortea, que pasó de ser el segundo exorcista más famoso del mundo al primer puesto desde que el venerable Amorth está cuidándonos desde los cielos, hizo una de las más completas listas de cómo descubrir a un católico masón.

Porque todos sabemos que están ahí, escondidos y con sus señales en clave.

Pero ahora serán todos desenmascarados.

1. Si cuando da la mano para saludar, separa demasiado (o demasiado poco) los dedos índice y corazón.

2. Si cuando da la mano para saludar, aprieta poco y te mira con unos ojos que parecen estar preguntándote: ¿Tú también?

3. Si cuando va a saludar a un obispo coge la mano y titubea si apretarla o besar el anillo. Eso es falta de fe en el sacramento del orden y una clara indicación de que piensa en el sacerdocio al modo de los pastores luteranos.

4. Si hace algún elogio a la ONU: entonces ya está todo dicho, no hace falta más. Si hace algún elogio a la Unión Europea: entonces puede ser incluso luciferino.

5. Si, como quien no quiere la cosa, comenta que le gusta la Oda a la alegría, entonces eso es signo concreto de que puede estar buscando la unión ilegítima de todas las iglesias. No sirve de nada que después añada que le gusta solo a nivel musical.

6. Si te pregunta qué te parece Galat y su programa, dile que te parece muy mal, a ver si se confía y te hace comentarios sobre la ONU o, incomprensiblemente, te dice que quiere volver a estrecharte la mano.

7. Si te habla bien de la Reina de Inglaterra, dile que te parecen muy bien sus mensajes navideños y, después de una pausa, añade: “Hay que jugar al despiste”. Entonces, fíjate en la cara que pone. Si se sonríe como quien está en el ajo, ya no hace falta indagar más.

8. Si te pregunta qué te parece Bergoglio, no el Papa Francisco, tú habla mal de él. Porque él bien sabe que los que están en el ajo no pueden ser demasiado obvios. Pero en cuanto los dos hayáis hablado mal de él un rato, intercalando varios mensajes confusos y ambiguos, de pronto, estornudará o le picará la nariz, a veces es la oreja. Ése es el signo. Entonces verás que se deshace en elogios hacia el actual pontífice.

¿Y tú? ¿Ya estás listo para descubrir a todos esos católicos masones?