En San Pedro Huamelula en Oaxaca, México, el alcalde se casó… con un caimán.

Yo sé lo que están pensando… ¿pero no lo mordió? No, para eso le habían atado el hocico.

¿Pero por la Iglesia? Como que sí pero como que no, porque igual el padrecito les dio la bendición.

El canal ruso RT dice, por ejemplo, que la caimán (porque ojo, es hembra, nada gay aquí) fue “bautizada” en la iglesia de San Pedro Apóstol para “despojarle toda la bestialidad”.

Es decir, había recibido el sacramento de la iniciación cristiana. O quizás no, o quién sabe.

Tranquilos, es un ritual para agradecer a Dios por la fertilidad de la tierra…

No le presten atención a la colorida vestimenta del sacerdote. No la vean. Tranquilos. Todo está bien.

Comentarios

comentarios