El padre Fortea, el mero mero entre los exorcistas luego de que el padre Amorth falleciera y se fuera al cielo, confirmó nuestros peores temores: Maduro no está poseído por algún demonio, sino que él es un demonio.

“Lo que tenemos que hacer”, dijo a Hechos215, “es un exorcismo a Venezuela, pero tiene que ser uno grande, con exorcistas de todo el mundo”.

“Este es un demonio muy poderoso, muy peligroso y muy loco, pero de que lo sacaremos, lo sacaremos”.

Con estas palabras, el padre Fortea desmiente algunas versiones eclesiales de que Maduro estaría poseído por demonios tras participar en sesiones de brujería junto a Hugo Chávez.

“Eso no es así. Maduro apareció fruto de esas sesiones, él es el demonio mismo”.

Tras las palabras del padre Fortea, Caritas Venezuela estaría tramitando una donación especial de 20 toneladas de agua bendita.

Comentarios

comentarios