Hechos215

"No estamos ebrios, son apenas las 9 de la mañana"

Boletín Parroquial

Un consejo de Aleteia a los sacerdotes: “La homilía debe ser como una minifalda”

¿Cansado de que tu párroco tenga esa homilía tan pero tan aburrida que te acabas durmiendo? Aleteia tiene el consejo preciso: Que su homilía sea como una minifalda.

Estamos hablando en serio. Aleteia de verdad publicó esto: “La homilía debe ser como una minifalda: suficientemente larga para cubrir lo esencial, y suficientemente corta para suscitar interés”.

Porque definitivamente hacer que nuestros sacerdotes piensen en las bondades de una minifalda ayuda a su pastoral evangelizadora, así como a nosotros, los fieles, da algunas pautas sobre nuestra vida cristiana.

Pero, ¿por qué detenernos ahí? Podemos incluso dar nuestros aportes a las recomendaciones de Aleteia:

La homilía debe ser como un escote, para que incluso cuando te distraigas, tu atención vuelva a ella.

La homilía debe ser como un maletín con 3 millones de dólares, para que quien la reciba no quiera soltarla jamás.

La homilía debe ser como una papa frita, “a que no te puedes comer solo una”.

¿Algún aporte de ustedes?