El padre Arturo Sosa, también conocido como “grabar y filmar para creer”, ha sido confirmado por el Papa Francisco como el nuevo Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio, ex Santa Inquisición).

En una noticia que ha sorprendido a absolutamente nadie, la oficina de prensa del Vaticano anunció el nombramiento y envió a su casa despidió con honores al saliente Arzobispo Gerhard Müller.

Con el nombramiento de Sosa se reforzaría el copamiento jesuítico de las altas esferas del Vaticano.

En adelante, Sosa sería el nuevo “guardián de la fe” de la Iglesia Católica, con las consecuencias que todos podemos adivinar.

Un vaticanista que prefirió el anonimato pero que identificaremos como MC indicó que el padre Sosa (cuya elevación a Cardenal sería cuestión de semanas, nada más) estaría considerando para secretario del dicasterio a personalidades cardenalicias de la talla Schönborn, Kasper y Marx.

Comentarios

comentarios