En un nuevo pleito motivado por las tecnologías de grabación de video y voz, el superior de los jesuitas, padre Arturo Sosa, encendió la controversia en las redes sociales.

Meses después de que nos deleitara con que los Evangelios no necesariamente eran la palabra del Señor porque nadie había llevado la grabadora ese día, el padre Sosa invoca a la tecnología para traer más dudas a nuestra humilde y sencilla fe.

“Hombre, si no tenían grabadoras para que sepamos textualmente qué dijo Jesús y en qué podemos desobedecer a la Iglesia, menos aún los apóstoles iban a tener una cámara de video”, dijo en una conferencia organizada por jesuitas, para jesuitas, en las que nadie creía que su superior decía algo particularmente novedoso.

“Nadie filmó la ascensión de Cristo, por ejemplo, así que simplemente podría ser una alegoría para decir que el Señor volvió al plano divino”, añadió.

Comentarios

comentarios