Un evento traumático vivió el joven Pedro Sánchez la mañana del domingo, pues al asistir a una Misa carismática quedó atrapado en una maratón de 8 horas de alabanza.

Pedro, “Pedrito” le dicen sus amigos, no pudo ir a su habitual Misa de 8 de la mañana por motivos personales, así que, aunque con serias dudas, decidió ir a la Misa de las 10, animada por un coro carismático.

LEE TAMBIÉN: ¡Insólito! Joven asiste a evento carismático y no logra hablar en lenguas

“Todo iba bien hasta precisamente el final de la Misa, cuando el cura dijo que antes de decir que podíamos ir en paz, haríamos unos minutitos de alabanza”, recordó.

El coro entonces comenzó con “Vamos a alabar al Señor, con panderos y danzas”, para luego seguir con una versión interminable de “Mi mano está llena de su bendición”.

Los minutitos fueron pasando, pasó la hora del almuerzo, y muchas más. Pedro, que no quería faltar al precepto de la Misa dominical completa, sabía que no podría abandonar la Misa hasta que el sacerdote los dejara ir en paz.

Pero esto no sucedió hasta las 6 de la tarde.

Comentarios

comentarios