¡Una historia de terror! Eso es lo que vivió una joven durante una Misa carismática el último domingo, cuando a la hora de rezar el Padre Nuestro la tomaron de las manos pero ella ¡no llevó su gel desinfectante!

DE-TE-RROR. Juliana “qué mala eres” Villaseñor asistió al mismo templo en el que se reportó que un joven quedó atrapado durante ocho horas por una interminable alabanza. Lo que no sabía (o no leyó, o no quiso leer en el cartel de la entrada) era que en esta iglesia, agarrarse de la mano a la hora del Padre Nuestro era obligatorio.

LEE TAMBIÉN: Joven va a Misa carismática y queda atrapado en 8 horas de alabanza

Así fue que la abuelita con-claras-señas-de-gripe de su derecha y la emocionada catequista de su izquierda que-suda-y-suda-de-tanto-saltar-y-aplaudir, agarraron a Juliana de cada mano, las alzaron y comenzaron a rezar primero cantar Padre Nuestro tú que estás, en los que aman la verdad…

Pero lo peor llegó después. Una vez culminado el Padre Nuestro, Juliana buscó en su bolso su gel desinfectante de manos… ¡y no estaba!

El pánico la invadió y la persiguió hasta que llegó a su casa 8 horas más tarde.

Felizmente que Juliana recibe la Comunión en la boca y no en la mano.

Comentarios

comentarios