En un intento de hacerse más popular en el ambiente estadounidense, el Papa Francisco cruzó el charco, traspasó el muro, e ingresó a Estados Unidos para promocionarse entre el anuncio de Nike y el de Doritos con un mensaje deportivo.

Nosotros no sabemos muy bien de qué va el fútbol americano, cómo es que hoy los Falcons se van a agarrar a empujones con los Patriots, y seguramente ustedes y el Papa tampoco tienen idea.

Pero la cosa es que hay que aprovechar las periferias.

Una fuente vaticana dijo a Hechos215 que el Papa sí mandó un video para el Super Bowl y no para la March for Life, porque “no se nos había ocurrido”.

Comentarios

comentarios