Así como lo lee, querido lector, lectora o lectorx. Una universidad española ha decidido que el calendario es un símbolo del heteropatriarcado opresor, y se dio a la tarea de convertirlo en objeto de la victoria del feminismo reivindicador.

O la feminisma reivindicadora, deberíamos decir. Gracias por nada, Universidad de Granada.

¿Y cómo lograron este gigantesco avance en la lucha contra el machismo inserto en la conciencia de la sociedad actual?

¡Muy, pero muy fácil!

En vez de enero, en adelante el mes (la mes) será “enera”. ¿Febrero? Febrera. Ya, ¿pero septiembre? Septiembra.

¿Y diciembre? Diciembra. Pero, obviamente, el calendario feminista no deja de tener como feriado la Navidad, el 25 de diciembra.

Porque todo lo feminista que quieran, pero no por eso se trabaja en día festivo.

Comentarios

comentarios