La imagen correspondería a la famosísima cena de gala caritativa de la Alfred E. Smith Memorial Foundation. Están sentados a la mesa Hillary Clinton, el arzobispo de New York, Timothy Dolan, y Donald Trump.

Es, claro, una situación incómoda. Donald y Hillary se detestan, y ya lo han expresado repetidamente. Y el cardenal Dolan está justamente al medio. ¿Quién reservó la silla, eh? ¿Y por qué siempre le toca tan mala ubicación al pobre Dolan?

Por ejemplo esta, con Romney y Obama, en la que claramente está en una situación similar.

romney-dolan-y-obama

Pero… entonces… ¿Qué está haciendo el cardenal neoyorquino? ¿Está riendo incontrolablemente? ¿Está llorando desconsoladamente?

Las redes sociales están divididas y nosotros también.

Y usted, querido lector (o lectora, por lo del género), ¿qué piensa? Y si lo hubieran sentado a usted, ¿cómo se sentiría en ese momento?

Comentarios

comentarios