Más de medio millón entre peregrinos y curiosos invadieron los exteriores del Santuario de la Virgen de Czestochowa tras anunciarse que un Pokémon legendario había aparecido en las inmediaciones, pocos minutos antes de que llegara al lugar el Papa Francisco.

La voz corrió a través de las redes sociales, y una vez iniciada la estampida no hubo quién la pudiera detener.

Tomó apenas 20 minutos que la zona se llenara de personas, con los móviles en las manos buscando incansablemente.

Si bien nunca llegaron a encontrar al Pokémon legendario, los cientos de miles de curiosos y peregrinos que se dieron cita pudieron escuchar misa y al Papa Francisco.

Comentarios

comentarios