Oiga, si no los quería era que nos avise. El Papa Francisco, ya lo saben todos, rechazó una donación de 16 millones 666 mil pesos argentinos para la fundación Scholas Occurrentes. Estamos hablando aquí de 1 millón 213 mil dólares o 1 millón 87 mil euros o 22 millones 985 mil pesos mexicanos. Sí, así de devaluado está el peso mexicano.

Según “zu prensa katolika zeria de konfiansa” de La Stampa/Vatican Insider, el Papa rechazó el dinero porque “no me gustó el 666” y porque él es secretamente aficionado a la numerología. Casi no lo podríamos haber inventado mejor.

Y parecería estar en lo cierto. O casi. Porque el Papa rechazó esa suma, explícitamente, porque temía que estuviera vinculada con Cristina.

“666… eso me recuerda al número del móvil de Cristina, che, no pueden aceptar esa guita, es el número de la Bestia”, ordenó el Sumo Pontífice en una nota a los directivos de Scholas Ocurrentes a la que tuvo acceso Hechos215.

“Y ya sabemos cómo los muchachos de Cristina andan echando su dinero a terreno de la Iglesia para lavarse las manos. No, hijos míos, esa guita ¡no se toca!”.

La versión oficial, por su puesto, fue mucho más moderada.

Comentarios

comentarios