Boletín Parroquial

Cura que prohibió minifaldas en Misa es atacado por feministas tolerantes

Un sacerdote argentino que prohibió el uso de minifaldas, escotes y shorts, y exigió que las mujeres asistan a Misa decentemente vestidas, fue atacado a golpes y palos a la salida de su iglesia por una horda de tolerantes feministas locales.

“¿Quién se ha creído que es este cura que viene a imponernos su pensamiento patriarcal-machista-cavernario-intolerante-insensible-autoritario-dictatorial?”, increpó la lideresa enmascarada del colectivo Feministas Católicas El Amor Es Lo Primero, que se identificó como Gaucha Furiosa.

La prensa argentina se volvió loca hace una semana, cuando descubrieron los escandalosos carteles que el párroco había colgado en la entrada de su iglesia.

El Clarinete, el medio más conocido de Argentina, tituló: “Cura abusivo y retrógrado cree que pueda cerrar puertas a minifaldas”.

Tras sobreponerse a la terrible paliza, llegó el peor golpe para el pobre cura de barrio, de pueblo, pastor con olor a oveja: su obispo le dijo “gracias, pero no gracias”, y pasó a pedir disculpa a todos, feministas tolerantes incluidas.

“El curita ha cometido un error, lo conversamos y ya entendió. Mientras no sea en lencería, creo que todo vale. ¿Quién soy yo para juzgar?”, le dijo a la agencia Telas.