Hechos215

"No estamos ebrios, son apenas las 9 de la mañana"

Boletín Parroquial

Esperado reencuentro: Padrino de bautizo finalmente reaparece en matrimonio de ahijado

Después de 32 años, padrino de bautizo y ahijado logran reencontrarse para el matrimonio de este último, en un hecho que la prensa local ya cataloga de “histórico”, “completamente inesperado” e incluso de “milagro”.

“El día del bautismo de Armandito fue todo muy bonito. Él tenía 1 añito y mis compadres hicieron una gran fiesta, celebramos todos a lo grande. Después, como siempre pasa, ¿no?, tomamos caminos diferentes y pues no nos vimos ya en todo este tiempo”, relató a Hechos215 el padrino Sebastián.

Sebastián era un gran amigo de los padres de Armando. Estudiaron juntos la universidad y, tras el matrimonio, ellos decidieron ofrecerle al “Sebas” ser padrino de su pequeño primogénito.

“Ellos sabían que yo no era particularmente lo que se diría ‘católico, católico’, ¿no?, sino más bien como que medio agnóstico. Yo claro que sí les dije, y al padrecito también, pero no había problema, me dijeron”.

Sebastián, graduado de ingeniería de Minas, tenía una prometedora carrera y le dio al pequeño Armando, como regalo de bautizo, un cheque de 300 dólares.

Luego de eso no se vieron más, y el contacto se perdió. Pero las redes sociales se encargaron del “milagro”.

Mientras Armando preparaba su lista de invitados en base a sus amigos de Facebook, la red social le recomendó agregar a su padrino. Él se lo comentó a sus padres y decidió agregarlo.

Instantes después, sus padres lo presionaron alentaron a que invite también al padrino “Sebas” a la boda.

Así, después de 28 años, 5 meses y 4 días, padrino y ahijado se encontraron e intercambiaron un profundo abrazo.

Durante la celebración, Sebastián ya estaba aprovechando para ofrecerse como padrino del primogénito de Armando.