5 vestimentas litúrgicas para que el pueblo “te sienta cercano” este 2016

Todos sabemos que acercarse al Pueblo de Dios es un desafío constante, del día a día, de hora a hora y minuto a minuto. Las camisas a cuadros con pantalones dril ha sido un gran avance contra la dictadura de la sotana, pero no basta.

Pero no preocupéis, desde aquí traemos cinco recomendaciones para que este 2016 lo ocasionalmente monótono de las vestimentas litúrgicas no los aleje de sus fieles.

LEE TAMBIÉN: 13 abusos litúrgicos que te harán sangrar los ojos

  • Para llegar al corazón de los niños, ¡Súper Cura! Porque, ¿para qué esforzarse con la historia de Jesús cuando Supermán les gusta más?

  • El cura “Ghost Rider”. El padre “Gofo” de Saltillo, en México, ha inspirado una nueva tendencia en lo que a atuendos se refiere. La cara pintada cual Guasón, los cabellos al viento y con la casaca de cuero mientras maneja su motocicleta a toda revolución. Su pin del Ché Guevara… ¿Más cerca del pueblo proletario? Imposible.

  • Con la estola “latinoamericana” nunca hay pierde. ¿Indeciso entre usar la estola verde, blanca, morada o roja? No pierdas más el tiempo, ponte la estola “latinoamericana” y ponte en modo “progre”, defensor LGTB y/o de los indígenas. Plus: ¡también puedes usarla como chalina!

  • Sin casulla, estola… y para el caso, en guayabera. Frescura total, porque si estás en tierra de misión, ¿para qué la formalidad?

  • El hoverboard. Hizo su primera aparición en la Navidad de 2015 y rompió esquemas. Es aún un desafío, pero ¿por qué no? ¡Les hablamos de celebrar Misa en hoverboard! ¿Para qué dar una homilía agotadora y aburrida caminando –oh, Dios, qué cansancio– por el templo cuando lo podemos hacer casi flotando?, pero sin recurrir a los irreverentes patines. Hay que ser curas 2.0, por supuesto.

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.