El Colectivo Laicista Internacional (CLI) propuso a la Organización de Estados Americanos (OEA) publicar una normativa para que sea Twitter y no la Iglesia quien determine qué es y qué no es pecado. Una medida de este tipo, explicaron, garantizaría la inclusividad del cielo y “el fin del patriarcado opresor utilitarista explotador y con marcado discurso de odio de la Iglesia Católica”.

El lema elegido por el CLI para promover su propuesta en la OEA es “¿Quién soy yo para juzgar cuando mejor puedo tuitear?”.

LEE TAMBIÉN: Vaticano compra @PontifexFrases porque le creen más que al Twitter oficial del Papa

“En adelante, los obispos solo tendrían un papel consultivo. Como para preguntarles qué les parece y luego ignorar sus comentarios, porque son obviamente mensajes de odio”, explicó el presidente del CLI, Lenin Casarroja.

Casarroja indicó que la definición de los pecados se realizaría en consulta abierta, con la mecánica de encuestas con la que ya cuenta Twitter. “Así se garantiza que la decisión de quiénes se van a condenar en el infierno sea lo más democrática posible”.

Aunque el presidente del CLI se confiesa ateo, insistió en que la propuesta de su organización es la que mejor puede servir a los católicos, “pues frecuentemente andan confundidos, con eso de que un obispo dice esto, pero el más progre dice lo otro”.

Comentarios

comentarios