Nueva norma del Vaticano para lavado de pies en Jueves Santo prohíbe extremidades “olorosas”

“La inclusividad tiene sus límites”, dijo el prefecto electo de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Cardenal Robert Sarah. “Si el Papa quiere incluir a las mujeres en el lavatorio de pies, pues vale, ¡pero hombres o mujeres con pies ‘olorosos’ no!”.

Diversas inquietudes se han manifestado a nivel mundial por la celebración de la Misa de la Cena del Señor –la de Jueves Santo, así se llama–, principalmente debido a las nuevas normas que se han establecido hace poco.

LEE TAMBIÉN: “Jesús no tuvo hijos”: Documental de Semana Santa de NatGeo se equivoca en título y dice la verdad

La primera, ya harto popular porque el Papa lo hacía incluso cuando no era norma, es que entre las 12 personas que se prestan para el simulacro de lavado de pies pueden encontrarse mujeres.

La segunda ha sido aún más controversial: Ninguno de los participantes, sea hombre o mujer, deberá tener los pies “olorosos”.

“Los párrocos venían pidiendo esto desde hace décadas –confesó el Cardenal Sarah–, pero es este año que les hemos podido dar el gusto, aprovechando la ola de reformas de Francisco”.