El diario oficial del Vaticano, L’Osservatore Romano, explica en un artículo que la serie Lucifer, basada en la serie de comics del mismo nombre y que presenta a un Lucifer que decide abdicar del trono del infierno por aburrimiento, no ataca la fe católica.

Considera también como positivo el hecho de que se represente la figura de Lucifer, quien en esta serie actúa como consultor de la policía de Los Ángeles y es dueño de un nightclub, porque “el mayor triunfo del demonio es hacerle creer a la gente que no existe”, tal como dijo Keyser Soze.

“No es novedad que cada vez se predica menos sobre el demonio y su acción en la vida del cristiano” – dice el artículo – “Esta serie entonces puede cuestionar a los espectadores sobre la figura de demonio, y ayudar así a la evangelización.

Ante las críticas de que la serie presenta a Lucifer como alguien atractivo y encantador, el artículo recuerda que “antes de su caída, Lucifer era el ángel más bello” y también que “una serie de televisión no puede contarlo todo”.

Comentarios

comentarios